La exposición de la muralla medieval descubre antiguos escudos de la ciudad

El Ayuntamiento ha recuperado estas piezas, que sobrevivieron al incendio de 1941 y permanecían en los almacenes municipales

El escudo ya forma parte de la exposición de la Muralla Medieval. / DM .

Un escudo de piedra del siglo XV, procedente de una antigua casa gótica destruida por el incendio sufrido por la ciudad en 1941, ha pasado a formar parte de la exposición del Centro de Interpretación de la Muralla Medieval. Según explicó la concejala de Cultura y Turismo, Miriam Díaz, el Ayuntamiento tiene intención de ir reubicando piezas similares en distintos espacios de la ciudad, una serie de escudos de edificios afectados por el incendio que destruyó buena parte del casco antiguo de Santander y que hasta ahora permanecían almacenados en instalaciones municipales.

El que acaba de recuperarse es un escudo situado originalmente en una casa gótica que existía en la Rúa Mayor de la Puebla Vieja de Santander, una vivienda que quedó totalmente destruida tras el incendio de 1941. Después, el escudo estuvo expuesto durante mucho tiempo en la Alameda de Oviedo y, posteriormente, fue depositado en dependencias del Ayuntamiento, donde había permanecido hasta este momento. Ahora, con motivo de la conmemoración del 75º aniversario del incendio de Santander, el Ayuntamiento ha iniciado los trabajos para recuperar este y otros escudos correspondientes a edificios afectados por aquella catástrofe, con el fin de conservarlos y sacarlos a la luz.

Los Herrera

Según explicó la responsable municipal de Cultura, esta iniciativa ha empezado por el más antiguo de todos, un escudo de línea gótica que muestra las armas del apellido montañés Herrera, linaje originario del pueblo del mismo nombre, en el Valle de Camargo, y del que consta su presencia en Santander desde la Baja Edad Media.

A esta familia perteneció, entre otros, el arquitecto más destacado del siglo XVI en España, Juan de Herrera, a quien se encargó la construcción del monasterio de San Lorenzo del Escorial, nacido en Movellán (Valdáliga) y cuyos restos están enterrados en la iglesia del Alto Maliaño, en el vecino municipio de Camargo. La historiadora Mª Carmen González Echegaray, en su trabajo de catalogación de todos los escudos de Cantabria, estudió y fotografió este en la Alameda de Oviedo y lo referenció con el número 35 de los existentes en el municipio de Santander. Dado que la casa original en la que estaba el escudo y todo su contexto urbano quedaron totalmente destruidos por el incendio, el área municipal de Cultura ha determinado que el mejor lugar para conservarlo es el Centro de Interpretación de la Muralla Medieval de Santander. En concreto, se ha colocado en un espacio inmediato a los restos arquitectónicos de la casa-torre de los Escalante, otro de los linajes que protagonizaron la vida santanderina en la Edad Media.

Según la concejala de Cultura, la pieza servirá para enriquecer el discurso explicativo sobre la villa medieval de Santander que se ofrece a los visitantes del Centro de Interpretación. Díaz hizo público su agradecimiento a Fernando Obregón, historiador y técnico del servicio de Cultura del Ayuntamiento, por su trabajo de investigación, necesario para la restauración de este escudo y de los demás que pronto volverán a exhibirse.

 

Noticia DM