Durante la Guerra Civil, Santander fue bombardeada 33 veces durante 13 meses. Los santanderinos vivían en todo momento con temor, tensión e incertidumbre de que el cielo de la ciudad se volviera a tornar oscuro y comenzaran a caer bombas sobre las viviendas de los ciudadanos arrasando con hogares, familias, negocios, calles, lugares emblemáticos, etc.

En Santander se instalaron unas sirenas que avisaban de los bombardeos. Los ciudadanos intentaban hacer vida normal todo lo que podían, pero en cuanto sonaban las sirenas tenían que dejar todo aquello que estuvieran haciendo y dirigirse al refugio que se les había asignado para pasar allí abajo 45 minutos aproximadamente, lo que duraban los bombardeos más o menos.

Se construyeron 114 refugios alrededor de toda la ciudad, actualmente se puede visitar uno de ellos que se encontró y se recuperó durante las obras de remodelación de la Plaza Porticada y la Plaza del Príncipe.

El tiempo que pasaban los santanderinos bajo los pies de la ciudad en los refugios era largo y angustioso, lleno de temor y miedo. Cuando se suponía que el peligro podría haber pasado, la sirena volvía a sonar y los ciudadanos volvían a sus quehaceres con el temor en el cuerpo de no saber cuándo podían bombardear Santander otra vez.  Es evidente que la vida de los ciudadanos cambió por completo.

Fueron meses terroríficos para la ciudad y para las personas que vivían en ella, pero todo cambió cuando en agosto del 37 llegaron las fuerzas italianas para participar en el frente.

Además de los refugios, los santanderinos contaban con talleres y sótanos de edificios para protegerse. El refugio antiaéreo del que hablábamos anteriormente fue construido para albergar a unas 70 personas aproximadamente y se utilizó únicamente durante tres meses.

Al terminar la guerra, el refugio quedó abandonado y se fue deteriorando poco a poco a causa del agua y de las humedades, hasta que el incendio que abrasó a Santander en 1941 terminó por sepultarlo y quedó en el olvido.

Actualmente, el refugio antiaéreo se puede visitar y se puede conocer con más detalle cómo vivían los santanderinos en aquellos tiempos. Además, puedes descubrir también los efectos devastadores de los bombardeos sobre objetos militares y estratégicos.

Ven a visitarnos y descubre estos y muchos más secretos, no te arrepentirás.

Llama ahora para consultarnos más información y reserva tu entrada: 942203099. El precio es de tan solo 3€ y por supuesto respetamos todas las medidas de aforo y restricciones sanitarias.